Seguir por Email

Páginas vistas en total

lunes, 28 de octubre de 2013

El drama de los trabajadores tercerizados en territorio cajiqueño


Esta es la historia de los trabajadores de Emcocables, empresa que funciona en Cajicá hace casi 20 años. Es un ejemplo de cómo los modelos de liberalización del trabajo precarizan la vida de los trabajadores y destruyen el valor del trabajo al implantar radicalmente la estrategia de la tercerización.



La tercerización del trabajo es uno de los fenómenos que más ha afectado a los trabajadores en las últimas tres décadas en casi todos los países. Desde los años 80 la onda neoliberal introdujo esta estrategia en el mundo laboral. Su objetivo era cambiar la forma como a lo largo del siglo XX se estableció el contrato de trabajo, el cual obligaba a las empresas a garantizar al trabajador cierta estabilidad y rendimientos laborales. Con los gobiernos estableciendo leyes que introdujeron severos procesos de desreglamentación, las empresas redujeron sus costos con mano de obra  y encargos laborales, al contratar trabajadores sin necesidad de crear vínculos estables ni adquirir obligaciones. En lo que va corrido del siglo XXI, la tercerización se tornó uno de los motores de la economía globalizada.

Este reportaje de NUESTRO TERRITORIO, un ejemplo de como los trabajadores de Cajicá y de los municipios vecinos, sufren el fenómeno de la tercerización.

El caso de Cajicá es interesante porque el municipio vivió desde los años 40 todo el proceso de industrialización, con la instauración de Planta de Soda y de otras grandes empresas. Muchos cajiqueños abandonaron el campo y los trabajos tradicionales para buscar oportunidades de trabajo en esas industrias. Y durante cuatro décadas (hasta el final de los años 80)  permanecieron en  esas empresas, conquistaron la tan deseada estabilidad económica, educaron sus hijos, construyeron sus casas y cuidaron de sus familias. Muchos de ellos alcanzaron a pensionarse y hoy viven gracias a eso. Esas generaciones vivieron el periodo dorado del trabajo industrial.  No fue sin sacrificios, pero muchos sufrimientos valieron la pena para la mayoría de ellos, básicamente, porque tenían estabilidad laboral. No fue sin lucha, pero el ejercicio de la dialéctica sindical era posible y alcanzaron conquistas importantes.

El Outsourcing es una moda en la economia global


Conseguir un empleo, con el cual fuera posible ir a lo largo de la vida. Crecer personal, profesional y económicamente. Cuidar de la familia y de la vida. Ese era el sueño de todo joven. Y muchos lo consiguieron. De los años 90 para acá, vivir ese camino, se hace cada vez algo más inalcanzable. Son cada vez más los trabajadores que viven condiciones desfavorables de trabajo. Especialmente porque el piso  de la estabilidad laboral está siendo rápidamente destruido por las empresas con el apoyo de los gobiernos. Estos entienden que ofrecer estabilidad laboral disminuye sus lucros y que mantener los trabajadores en condiciones precarias, los aumenta. No se hacen más contratos estables de trabajo. O casi no lo hacen. Prefieren ofrecer contratos temporales. Así se ahorran el costo de la estabilidad y descargan en el trabajador el costo de su seguridad. El OUTSOURCING, es una modalidad de tercerización del trabajo. Contratan con una empresa de outsourcing que manda los trabajadores y la tecnología necesaria. Eso desplaza trabajadores que hagan lo mismo dentro de la empresa.



Esto está ocurriendo en todo el complejo de la economía global y en Cajicá tenemos muchas historias similares. Ese es el caso de los trabajadores de EMCOCABLES. 



EL CASO DE EMCOCABLES

Emcocables, es una empresa colombiana, líder en la fabricación de cables de alto y bajo carbono. Cables para las industrias de la minería, el petróleo, la pesca, la construcción de puentes y carreteras. Son líderes en ese quesito porque no hay competencia en Colombia para ese trabajo.

La empresa inició su actividad en Bogotá desde hace 55 años, en 1960 aproximadamente. En Cajicá la planta lleva  de 17 a 20 años. Ha sido tan exitosa que ya construyeron otra planta filial de Emcocables, la Knight SAS.



Cuando la planta se traslado a Cajicá había cerca de 500 trabajadores con contrato estable. Hoy en día, hay contratados 220 o 230 trabajadores por contrato directo. Y hay 80 trabajadores temporales. Eso es el 30% de la planta de trabajadores es tercerizado. Por lo menos 100 trabajadores de la empresa viven en Cajicá. En su mayoría son temporales. Muchos de los tercerizados son generalmente son contratados en los municipios vecinos.

Héctor Parra, Presidente de SINTRAEMCOCABLES y de la FEDERACION NACIONAL DE LAS EMPRESAS DE CABLES analiza la situación: ¨Hace 15 años, con la cuestión de la flexibilización laboral, la empresa optó por contratar trabajadores temporales y comenzó a prescindir de contratos directos. En ese tiempo se perdieron  más de 200 puestos de trabajo. Ha sido un proceso de precarización del trabajo.  Los temporales, entran con un salario mínimo. Los maltratan verbalmente, psicológicamente, por que los pueden despedir a cualquier hora. Comparando salarios, hay algunos que no alcanzan a la mitad de un salario de un trabajador directo¨.

Siguiendo esa estrategia, EMCOCABLES ya contrató gente a destajo para hacer trabajos puntuales. Después creó una cooperativa de trabajo asociado con trabajadores temporales. Como cooperativa prestaban servicios para la empresa. La empresa les decía que los trataría como a empresarios. Para Héctor Parra, eso no pasaba de una ilusión. ¨Les decían que eran empresarios.  Que eran propietarios. De qué? Al hacer la contabilidad no alcanzaban a ganar ni el salario mínimo. Y algunos no ganaban el salario correspondiente  al de  un trabajador con contrato estable.



La cooperativa acabó porque el sindicato emprendió una acción legal y también porque tuvieron muchos problemas. No tenían seguridad social y una funcionaria sufrió una enfermedad terminal y  no había un patrono que respondiera. Al tener esa enfermedad ellos desistieron de ella. Hasta la fecha, los temporales siguen siendo contratados por medio de oficinas de intermediación laboral.  Les hacen el contrato a cada 11 meses para no pagarles el año completo. Si uno de los trabajadores vive una situación, por ejemplo, de embarazo de su mujer, pierde la posibilidad de recibir los beneficios de la seguridad social. Un temporal no puede acceder a crédito en un banco por no tener estabilidad. Si sufre un accidente laboral es devuelto a la empresa contratante. Si se accidenta no tiene seguridad ni amparo. Hace un año entre el 20 y el 30% de los trabajadores temporales  sufrió accidentes.  Entre los trabajadores directos  ese índice es menor porque el sindicato cuida.

Son cada vez peores la presión psicológica y la sobre carga laboral. Hay trabajadores que tienen  trabajar hasta 12 horas diarias.  Aunque ganan horas extras, eso genera conflicto interno entre trabajadores y en muchos casos es fruto de la presión patronal.

Los cambian de máquina. Los problemas de columna, los problemas de manguito rotador hombro) por trabajo repetitivo y  la no adecuación de puestos laborales ergonómicamente.  La otra afectación es del túnel del carpo (en la planta de la mano) y un problema de pulmones dada la contaminación con gases derivados de la polución química con gasolina, tinner, grasas animales. Tanques con Zinc, plomo, cobre.



La contaminación se debe atacar en la fuente, con extractores, lavadores  de gases. Esa tecnología fue implementada pero no recibe tratamiento adecuado y esos gases salen a la atmosfera contaminando el medio ambiente. Con los años  pueden desarrollar problemas pulmonares por la absorción de esos contaminantes. La empresa se limita a decir que no hay presupuesto.

El trabajo del sindicato

La organización sindical ha hecho aproximaciones para facilitar el proceso de la empresa en la implementación de la flexibilización laboral. En un inicio se acordó que la empresa tendría máximo 100 temporales. Ese acuerdo se rompió en 2010. El sindicato no volvió a aceptar ese tipo de acuerdo. Porque la empresa no cumplía con el acuerdo, siempre introducía más trabajadores temporales y segundo por la precarización del trabajo que ese tipo de trabajo genera. Tampoco la  empresa quiso contratar más trabajadores directos.

El sindicato creó una seccional para los trabajadores temporales. Pero la empresa los convenció de renunciar al sindicato y los manipula permanentemente sin contratarlos como trabajadores directos. Aún existen algunos afiliados a ese sindicato. Estos aceptan ese trato precario debido a sus necesidades. Especialmente los que tienen responsabilidades familiares. Necesitan de su trabajo. La empresa viene negociando individualmente con esos trabajadores, con lo cual  son demitidos.

La idea de ofrecer más empleo a los trabajadores locales no se cumple. Debería haber en EMCOCABLES, por lo menos un 30% de los trabajadores de planta. Eso significaría unos 70 trabajadores directos en la empresa. Eso no se cumple, en la realidad no hay más de 12 trabajadores locales. No se cumplen los porcentajes de contratación. La mayoría de los trabajadores del municipio son  temporales. Lo que hace que el trabajador cajiqueño sufra directamente los efectos negativos de la tercerización.

El trabajador sindicalizado consigue mantenerse en su trabajo. La organización sindical los defiende permanentemente. Vela por la salud ocupacional y seguridad industrial, que son supremamente graves en EMCOCABLES.


Al que no es sindicalizado si el trabajador no entra en contacto con el sindicato, la empresa lo obliga a firmar documentos en que la empresa se libra de obligaciones prestacionales, de salud, etc.

Hace dos años el sindicato presentó un pliego de peticiones. La empresa se negó a negociar. En primer lugar porque el sindicato no aceptó la demanda de no contratar más tercerizados. También alegó la empresa la extemporaneidad del pliego.  La autoridad competente, en Chía, ante el inspector de trabajo, que depende del Ministerio de Trabajo. En Cajicá no hay inspector de trabajo. Pero el inspector estaba de licencia tres días. El pliego fue recibido por la secretaria. A partir de ahí el proceso  viene arrastrándose en un tribunal y otro. Una tutela falló a favor de los trabajadores ordenando que la empresa iniciara el proceso de negociación. Sin embargo, las negociaciones han llegado a algunos acuerdos pero quedaron pendientes algunos puntos.

El casino era un punto importante. Un lugar para comer dignamente. Solo existe una sala con grecas. El trabajador necesita un lugar para poder desayunar y almorzar. Comida fresca y de calidad. Tienen que comer comida del día anterior. La empresa dice que primero cierra la planta antes que abrir un Casino.
Frente al salario hubo un incremento en el salario pero no fue fruto de la negociación salarial.  Los quinquenios por antigüedad  ni los escalafones, que para la empresa están congelados desde el 2003. 

Esos acuerdos transitorios, se volvieron acuerdos permanentes. El valor adquisitivo de los salarios se ha venido perdiendo con el paso del tiempo aproximándose cada vez más de salario mínimo.

El sindicato espera un Tribunal de Arbitramiento desde diciembre que lo debe instalar el Ministerio del Trabajo. Este llamó las partes para instalar la mesa de negociación, pero la empresa interpuso un recurso y hasta ahora no se llega a una solución. Lo cual hace que la tensión dentro de la empresa se halla incrementado. A los trabajadores tercerizados los están tratando peor que a los esclavos.

Se ha realizado mítines, frente a la empresa. Una forma de demostrar la inconformidad del los trabajadores frente a la empresa. La asamblea, los afiliados decidieron que el pliego de peticiones se tenía que negociar independientemente de la demora del proceso en el tribunal de arbitramiento. El fuero circunstancial ampara a los trabajadores sindicalizados. Lamentablemente no es lo mismo con los temporales.  El sindicato tendrá paciencia para esperar el fallo del Ministerio del Trabajo. Paralelamente se preparan para adherir como sindicato de empresa, a un sindicato de industria como seccional Cajicá. Este pasó fortalecerá el sindicato al crear otros 12 fueros sindicales y debe disminuir las demisiones selectivas de la empresa.  Cuya estrategia es evitar contrataciones directas de manera a sofocar el sindicato con el tiempo.  Por sustracción de materia, un sindicato de empresa puede ser destruido cuando su número sea menor que 25 trabajadores afiliados al sindicato, mientras que un sindicato de industria  se mantiene mientras existan trabajadores independientemente del número. Es una estrategia legal que permite la vinculación de los temporales. Urge la necesidad de una jurisprudencia que diga que los temporales no pueden ser esclavizados. Ese es el sueño.


Tema fundamental para pensar en una política local que beneficie al trabajador local cuando se trate de atraer industria hacia Cajicá…cierto?

1 comentario:

  1. Que fuerte! Asi que es un privilegio que una empresa le contrate y le trate con justicia y con dignidad? Por Dios!! donde estan los lideres de Cajica? donde estan los encargados de de hacer respetar los derechos de los trabajadores? Existe un Ministerio de trabajo aun en Colombia?
    Trabajadores mantenganse unidos y luchen por su dignidad, si bien es cierto q uds necesitan el empleo, esas empresas sin su mano de obra no existirian. Ellos tambien los necesitan a uds, no se dejen manipular.
    Bien Edilberto por el apoyo a los trabajadores, pero sobretodo por informar a la gente.
    Gracias

    ResponderEliminar